MADRE SÓLO HAY DOS

marzo 08 de 2012

Una madre sabe quienes son sus hijos. Un padre debe confiar en la madre para saber cuales son sus hijos. A una madre se le ofrece cursilerías como "Mi mamá me mima, yo amo a mi mamá". A un padre se le dedica versos como "Mi papá tiene pipa, qué barriga la de mi papá." El día de la madre es un acontecimiento sin fronteras celebrado con flores y cena especial. El día del padre... ¿cuándo es el día del padre?

Popularmente, siempre se creyó que esa rivalidad era alimentada por la madre, para apropiarse en su totalidad del amor de los hijos. Pero, en primer lugar, el padre no es un digno rival cuando no sabe ni calentar un tetero. Y, en segundo y más importante lugar, la verdadera misión del eslogan 'madre sólo hay una' es destruir a la otra rival, a la otra madre: la Nuera.

Desde el error matrimonial de una pareja, nace al tiempo una mítica rivalidad: Suegra versus Nuera. "Mi hijito" versus "Mi marido". "Esa vajilla no es apropiada para la ocasión" versus "Esta es mi casa". "Tantos años espantándole malas compañías, para que terminara con cualquiera" versus "Si lo cuidó tan bien, ¿por qué no le enseñó a bajar la tapa del inodoro?".

Lo más bonito de esa guerra fría, es que ambas se apuntan misiles con ojivas nucleares, porque les impacta verse reflejadas en el rostro de la peor enemiga.

El Macho humano al interior del hogar es un ser bastante inútil. Es quien cree que puede arreglar un cortocircuito en una licuadora, después de ver Misión Imposible. También es quien cree que una toalla mojada se seca cuando se deja sobre la cama. Ante esa abrumante incompetencia, su madre siempre entró al rescate. Sin embargo, como es un hecho que su madre, su sagrada madrecita no durará para toda su vida, él proyecta el futuro reemplazo y por eso, en gran medida, se casa.

Él sabe que la ropa de color debe separarse de la blanca antes de meterlas a la lavadora, pero no sabe en qué grupo poner una camisa blanca con rayas azules. Él sabe que los amigos de sus hijos tienen nombres, pero no los recordará sin ayuda femenina. Una madre y, posteriormente, una esposa son ideales para sacarlo de esos apuros.

Pero, ¿necesita a las dos haciendo la misma labor? Por ejemplo:

Nuera: Tu plato favorito, mi amor.

Suegra: No te conocía estos gustos, Felipito.

Felipito: ¿Por qué lo dices, mamita?

Suegra: Es que antes te gustaba el espagueti Al dente, con el tomatico bien cortadito, con algo de sabor al menos...

La puñalada trapera es evidente. La Nuera la siente. La Suegra la entierra. Y Felipito prefiere simular que él es Suiza, territorio neutral. Otro ejemplo:

Nuera: Felipito Junior no deja de llorar...

Suegra: A mí nunca me lloró ningún hijo, ¿cierto Pipito?

Felipito: Eh, pues, mamá yo sólo era un be...

Suegra: Por cierto, ¿sabes a quién me encontré en el supermercado? A Normita, la vecinita que siempre estuvo enamorada de ti. ¡Ahora es una vecinota! Está tan bonita. Está más bonita que antes. Pre-cio-sa. Y sigue soltera.

Ambas pelean por un mismo amor. Pero dado que las Hembras humanas son reacias a los tríos de cualquier tipo, Suegra y Nuera pelearán por ser la única en la vida del Macho en cuestión.

La Nuera hará su lucha, diciéndole en privado: "In-cre-í-ble. No acepta que ya abandonaste el nido. ¡Todavía te trata como si fueras un bebé!" Acto seguido irá a escogerle la ropa del día siguiente a su marido, porque este no sabe combinar colores.

La Suegra, por su lado, le susurrará al oído: "Te digo esto como un consejo de madre a hijo. Prefiero no meterme en la vida de los demás, pero los matrimonios se acaban con una esposa tan celosa. ¡Es que no te da tu espacio!". Así se lo hará saber en cada una de las 314 llamadas telefónicas diarias.

En conclusión, el Macho humano no deberá decidirse por ninguna aunque sea amenazado con el clásico '¡O ella o yo!'. Desde un extremo, la Nuera eternamente odiará la figura de la Suegra, porque a nadie le gustan las interventorías, pero una revisora fiscal es necesaria para cerciorarse que las operaciones de la sociedad conyugal se cumplan según los estatutos. Como fue dicho antes, el Macho humano desconoce si un pañal tiene más de una talla y por eso necesita de alguien de su entera confianza para establecer un control permanente sobre los valores sociales. Mientras en la esquina rival, la Suegra eternamente odiará la figura de la Nuera porque tiene un vivo recuerdo de cuando también estuvo en ese lugar y su único objetivo es que alguien sufra como a ella le pasó. Sin embargo, ese prolífico odio mutuo es muy valioso para el esposo/hijo porque eternamente se traducirá en más amor y más atención para él.

Hasta una próxima verdad humanamente irracional, Amigos de lo Salvaje.

Lucano Divina
Comandante Macondo de la Revolución Animal
Selvas de Suramérica, marzo 08 de 2012

© Talleres Uchawi. Todos los derechos reservados. Mejor dicho, no nos robes... por favor.