TIENDA

SALVAJE

DIETA SIN CARNE HUMANA

POR LUCANO DIVINA PUBLICADO 05-05-2012
enviar a un amigo
versión imprimible agregar a favoritos
| | | |
Estuve pensando en volverme vegetariano. Estuve pensando en quitar a los humanos de mi dieta diaria. Pensé que al menos podía convertirme en un vegetariano light, como esas personas que defienden la vida animal pero que a veces comen pescado -creyendo que los escamosos nacen en una huerta-. Si, quizá podía ser tan coherente como esos convencidos de la fidelidad matrimonial que, de vez en cuando, se echan una canita al aire.

Mi divagación surgió no porque me importen los humanos, sino por una cuestión de salud. El corazón se me tapaba cada vez que me tragaba un despechado. No podía conciliar el sueño después de engullirme un gordinflón. Se paralizaban las rayas de mi pelambre con cada bocado del rostro de una 'cuchibarbie'. Y decidí desintoxicarme.

Me impuse la meta de retirar la carne humana de mi menú, aunque a cuentagotas. En otras palabras, semanalmente dejaba de comer sólo un tipo de humano, con el fin de aprovechar la experiencia para analizar los cambios saludables en mi interior. Estos fueron los resultados, a medida que le decía adiós a cada plato:

40-Dieta_sin_carne_humana-Lucano_Divina.jpg

Semana 1
No más 'Políticos al Ajillo'


Resultado del ayuno: Dejé de ver puentes donde no hay ríos. Dejé de pensar en impuestos temporales que serán permanentes. Dejé de maquinar amenazas donde luego me ofrecería como la única solución. Dejé de saborearme por mi el dinero público.



Semana 2
Chao a la 'Fritanga de Reggaetoneros'


Resultado del ayuno: Nunca pensaré que el 'Spanglish' es un idioma. Nunca gritaré "¡Yo, yo, yeah!" cuando me quede sin nada qué decir (aproximadamente en el 95% de la canción). Nunca luciré ropa cinco tallas más grande -que parece prestada de un hermano obeso-, porque pienso que los pantalones en las rodillas me hace ver rudo. Nunca sufriré por dolores de espalda, por colgar en mi cuello varios kilos de oro.



Semana 3
Renuncio a los 'EggTrolls', aunque insistan


Resultado del ayuno: No quise llevarle la contraria a todo, para sentirme interesante. No quise comentar las notas de farándula de los periódicos diciendo "¿Esto a quién le importa?", mientras dejo en evidencia que a mí me importan y por eso las comento. No quise enfurecerme por algo que nada más me enfurece a mí. No quise llamar afanosamente la atención en el mundo virtual, porque no me determinan en el real.



Semana 4
Prohibido los 'Fanáticos en Tentación'


Resultado del ayuno: Evité citar la Biblia sin leerla. Evité afirmar que la verdadera luz está en . Evité donar regalar parte de mi sueldo sin preguntar. Evité tildar lo que me contradiga como inmoral y satánico.



Pero al arribar a la semana 5, rompí mi dieta. No fue por un repentino antojo, que después cargué a mi consciencia. Fue porque mi nueva sangre más saludable, me hizo ver algo nuevo: a medida que dejaba de comer humanos, habían más humanos que se comían animales, a los Amigos de lo Salvaje.

Poco importó mi gesto de buena voluntad con el enemigo. Aunque hubo quienes repudiaron las matanzas de toros en las corridas, luego se comieron a la esposa del toro en una parrillada. Aunque hubo quienes buscaron a Nemo, luego fritaron a los primos de Nemo. Aunque hubo quienes publicitaron su preocupación por especies en peligro de extinción, luego las olvidaron cuando se enteraron del precio de venta gracias a la escasez. Tal vez el único que se salve sea McDonald's, porque puedo certificar que sus hamburguesas son 100% sintéticas.

Y por eso, mientras termino este escrito, me estoy chupando los dedos con un platillo de supermodelo. Las mismas que aseguran que para mantenerse en forma sólo duermen mucho, beben ocho vasos de agua al día y comen lo que quieran. Bueno, eso último sí es cierto, se comen al que quieran.

Hasta una próxima verdad humanamente irracional, Amigos de lo Salvaje.

Lucano_Divina-Sello_Oficial.jpg

Comandante Macondo de la Revolución Animal

Selvas de Suramérica, mayo 05 de 2012


* Si te apetece un delicatesen de estupideces humanas, la recomendación del chef es que leas su libro ‘El Príncipe Azul abre puertas, el Bufón abre piernas’, el cual encuentras en iBooks, Amazon, Google Play y Kobo (English version available).

** Para que estés siempre al día con las noticias de la Revolución Animal, inscribe tu correo acá: ¡Únete!

« Anterior verdad irracional

EL PEOR CONSEJO PARA UN CORAZÓN ROTO

Siguiente verdad irracional »

20 MENSAJES DE TEXTO QUE NUNCA DEBES ENVIAR Y UNO QUE SÍ

Compartir esta verdad es querer esta selva


| | | |

ARCHIVADO EN

SALUD COMIDA 

Si te gustó la anterior verdad irracional, lee estas otras

105-Tu_eres_lo_que_tragas-Lucano_Divina-Listado.jpg

TÚ ERES LO QUE TRAGAS ENTERO