TIENDA

SALVAJE

QUÉ DEBES DECIR CUANDO HABLAS CONTIGO MISMO

POR LUCANO DIVINA PUBLICADO 10-08-2014
enviar a un amigo
versión imprimible agregar a favoritos
| | | |
Te parecen raras las personas que hablan consigo mismas. De hecho, te parecen que tienen un tornillo suelto, que no son de fiar quienes dialogan con el aire. Tú lo haces cuando intentas permanecer calmado en los momentos de mucha rabia, cuando buscas las llaves perdidas de tu casa, cuando te convences de que no debes comerte el postre, cuando insultas a los jugadores de fútbol detrás la pantalla del televisor, cuando recuerdas que olvidaste ir a una cita importante, cuando descubres una nueva cana en tu cabellera, cuando encuentras la prueba reina de la infidelidad de tu pareja, cuando ensayas frente al espejo lo que dirás en la entrevista laboral… Pero si alguien más lo hace, a ti te parece extraño…

Los monólogos realizados en un escenario con cero espectadores, hacen parte de la naturaleza humana. Es universal. Es tan común como la ignorancia, la estupidez y una selfie en el baño con boquita fruncida. El germen de la solitaria puesta en escena empieza en temprana edad cuando los niños piensan en voz alta, sin autocensurarse en lo más mínimo, soltando frases como: “¡Esta sopa sabe a vómito!”, “Papá, Carlitos escondió el boletín de notas para que no le pregunten por las cinco materias perdidas” o “Mamá, mi papito tiene razón. Ese vestido se le ve mejor a la vecina”. Después, en la adolescencia, los parlamentos se transforman en lo siguiente: una mueca de repulsión al probar el caldo de coliflor, una mentira cómplice con su hermano y una rebeldía desmesurada debido a la promiscuidad de su papá. Por último, en la adultez, las frases imprudentes y las quejas malcaradas se mutan en silencio resignado, en pensamientos.

Hoy en día estás en una etapa de tu vida donde consideras de mala educación decir lo que piensas. Felicitas a una pareja de amigos por el nacimiento de un hermoso bebé, aunque hayas creído que parecía un duende. Dices sentirte contento por el bienestar económico de un colega, aunque en el fondo lo envidies. Le aseguras a un amigo que pronto le llegará su media naranja, aunque prefieres no presentarle a tus amigas. Al final de cuentas, las únicas conversaciones medianamente sinceras son las que tienes contigo mismo.

100-Que_debes_decir_cuando_hables_contigo_mismo-Lucano_Divina-Detalle.jpg

Sí, medianamente sinceras. La franqueza absoluta no es una de tus virtudes. Te lo pruebo dándote como ejemplo una agria discusión que tuviste hace un tiempo:

Bienvenido a nuestro centro telefónico de atención y ventas de Cable Star TV. Para servicio al cliente, marque 1; para adquirir nuestros servicios con una cláusula que te amarrará por un año con nosotros, marque 2; para soporte con un técnico que repetirá un libreto memorizado, marque 3; para repetir este menú declamado por una voz cansona, marque 4; para no amargarse el día y terminar esta llamada, marque 0.

Quisiste escoger la última opción, pero te tocaba escoger la primera, llevándote a otro laberinto:

Para reportar fallas imperdonables, marque 1; para dudas, quejas e insultos, marque 2; para preguntar por qué los clientes antiguos no reciben los beneficios de los nuevos suscriptores, marque 3; para preguntar por qué este call center se demora tanto en comunicarte con un operador, marque 4; para repetir este menú recitado por una voz que estás aprendiendo a odiar, marque 5; para conservar tu sanidad mental y terminar esta llamada, marque 0.

Ninguna de las opciones se ajustaba a lo que estabas buscando. Te decidiste de nuevo por la primera, esperando que un humano te contestara lo antes posible:

Para recibir ayuda en la conexión de lentonet, marque 1; para la telefonía obsoleta, marque 2; para la programación de numerosos canales de televisión que no ves, marque 3; para todas las anteriores, marque 4; para solicitar gotas de valeriana para apaciguar la desesperación que te produce este call center, marque 5; para repetir este menú entonado por una voz indudablemente despreciable, marque 6; para solicitar una pistola que te saque de esta miseria y terminar esta llamada, marque 0.

Escogiste la primera opción una vez más, al borde de un ataque de furia:

—Muy buenas tardes, estoy para prestarle el mejor servicio para solucionar cualquier inconveniente que usted tenga con Cable Star TV. Mi nombre es Juliana Cadavid. ¿Hablo con el señor Inocencio Ramírez?

—Sí, con él. Hola, Mariana. Me están cobrando nuevamente por el servicio de internet que ya pagué.

—Entendido, señor Ramírez. Ya lo comunico con el área encargada. Recuerde que habló con Juliana Cadavid de la oficina de conexiones. Que tenga una excelente tarde.

—Muchas gracias, Adriana.

Una melodía repetitiva reemplazó la voz entrenada para ser empalagosa de Juliana-Mariana-Adriana. Hasta que por fin volvió un humano para resolver tus dudas:

—Muy buenas tardes, estoy para prestarle el mejor servicio para solucionar cualquier inconveniente que usted tenga con Cable Star TV. Mi nombre es Cristina López. ¿Hablo con el señor Inocencio Ramírez?

—Martina, llevo más de media hora en esta llamada. Me están cobrando de más en la factura…

—¿Facturación? Enseguida lo comunico, señor Ramírez. Recuerde que habló con Cristina López. Que tenga una excelente tarde.

Sin tiempo para que pudieras responder, volvió a sonar la melodía repetitiva. Te preguntaste si ese sonsonete lo usan para torturar a los prisioneros de guerra. Una corriente de aire fresco corrió por tu alma cuando una voz se escuchó al otro lado del teléfono:

—¿Aló?

—¿Facturación?

—No, esto es transportación. ¿Quién le dio este número? ¿Quién lo comunicó acá?

—Melina, Rosina, Juliana, Adriana, Mariana, ¡yo no sé! ¡En mi maldita factura me están cobrando servicios que yo no pedí!

—Señor, cálmese. Cál-me-se. Yo no tengo la culpa. Mi trabajo es solo llevar antenas a las casas de los clientes. Yo le sugiero que cuelgue y vuelva a llamar, porque…

—¡No, no y no! Llevo cuarenta y cinco minutos en esta llamada…

—Ok, voy a colaborarle, pero yo no sé manejar muy bien este aparato. Voy a comu…

No volvió a sonar la melodía repetitiva, sino el inconfundible pitido de ‘tu-tu-tu-tu-tu’. ¿Y qué te dijiste a ti mismo cuando eso sucedió? ¿Renegaste del servicio? ¿Descargaste tu rabia recordándole la lujuriosa madre a cada uno de los operadores que te atendió? ¿Amenazaste con cancelar tu suscripción? ¿Aseguraste que te quejarías con alguna entidad del gobierno?

¿Y al día siguiente, cuando se calmaron las aguas, qué convertiste de palabras a hechos? ¿Seguiste en Cable Star TV como si nada hubiera pasado? ¿Odias a quien te estaba cobrando de más, pero odias más la idea de cambiar de compañía? ¿Odias a tu banco, pero odias más la idea de abrir cuenta donde no conocen tu historial crediticio? ¿Odias a la aerolínea que estás habituado, pero odias más la idea de perder las millas de tu tarjeta de viajero frecuente si empiezas a usar otra? ¿Odias a tu actual relación sentimental, pero odias más la idea de quedarte solo?

Por eso te parecen raras las personas que hablan consigo mismas —incluyéndote—, porque de nada sirve lo que reflexionan sobre sus vidas.

Hasta una próxima verdad humanamente irracional, Amigos de lo Salvaje.

Lucano_Divina-Sello_Oficial.jpg

Comandante Macondo de la Revolución Animal

Selvas de Suramérica, agosto 10 de 2014


* Si te apetece un delicatesen de estupideces humanas, la recomendación del chef es que leas su libro ‘El Príncipe Azul abre puertas, el Bufón abre piernas’, el cual encuentras en iBooks, Amazon, Google Play y Kobo (English version available).

** Para que estés siempre al día con las noticias de la Revolución Animal, inscribe tu correo acá: ¡Únete!

« Anterior verdad irracional

3 LECCIONES DE VIDA DEL PASADO MUNDIAL DE FÚTBOL

Siguiente verdad irracional »

¿POR QUÉ TE CAEN MAL LAS PERSONAS BUENAS?

Compartir esta verdad es querer esta selva


| | | |

ARCHIVADO EN

MIEDOS DESASTRE SOCIAL 

Si te gustó la anterior verdad irracional, lee estas otras

106-Resistirias_un_dia_sin_tu_telefono_movil-Lucano_Divina-Listado.jpg

¿RESISTIRÍAS UN DÍA SIN TU TELÉFONO MÓVIL?

102-Aqui_se_habla_emoticon-Lucano_Divina-Listado.jpg

AQUÍ SE HABLA EMOTICÓN ;)

101-Por_que_te_caen_mal_las_personas_buenas-Lucano_Divina-Listado.jpg

¿POR QUÉ TE CAEN MAL LAS PERSONAS BUENAS?

95-El_planeta_esta_sobrepoblado_de_inutiles_como_tu-Lucano_Divina-Listado.jpg

EL PLANETA ESTÁ SOBREPOBLADO DE INÚTILES COMO TÚ

93-Una_borrachera_aumenta_tu_talento_para_hablar_en_otros_idiomas-Lucano_Divina-Listado.jpg

UNA BORRACHERA AUMENTA TU TALENTO PARA HABLAR EN OTRAS LENGUAS

92-Todo_lo_que_te_gusta_es_ilegal_inmoral_o_engorda-Lucano_Divina-Listado.jpg

TODO LO QUE TE GUSTA ES ILEGAL, INMORAL O ENGORDA