TIENDA

SALVAJE

LA FELICIDAD NO SE COMPRA, PERO TAMPOCO ES GRATIS

POR LUCANO DIVINA PUBLICADO 08-11-2013
enviar a un amigo
versión imprimible agregar a favoritos
| | | |
La felicidad está en cada esquina. Hay energía positiva fluyendo en los goles del equipo amado, en las celebraciones cumpleañeras, en los orgasmos, en los helados de chocolate, en los amaneceres, en las fotos subidas a Facebook, en los ascensos laborales, en las promesas utópicas de los políticos y en el aura de los que creen tener aura. Hay tanta alegría que parecen inexistentes las goleadas en contra, las muertes, los orgasmos fingidos, los helados de menta, las madrugadas, las fotos que nunca se subirán a Facebook, los despidos humillantes, las promesas utópicas de los políticos y los que creen tener aura. La hermosa magia que nos rodea es gracias a la Bebida de la Felicidad.

A una persona feliz se le suele asociar con el ganador del premio gordo de la lotería. Un suertudo que paga todas sus deudas, renuncia al trabajo que odia, compra una mansión digna de una estrella de Hollywood, cautiva a los especímenes más atractivos del sexo opuesto, usa lingotes de oro como pisapapeles, fuma puros cubanos, desayuna con champaña y se baña en una tina rebosada de billetes de cien dólares. Su envidiada felicidad está estrechamente ligada a la posibilidad que tiene para hacer realidad hasta al más excéntrico de sus caprichos. Pero, ¿es feliz? Solo si en su sangre hay una dosis generosa de la Bebida de la Felicidad.

La Bebida de la Felicidad es la razón por la que los humanos siempre sonríen, pese a los puntos bajos de la vida. Poco importa la pobreza extrema, mientras haya cerveza. Poco importa el hambre mundial, mientras haya comida en tu plato. Poco importa que no haya cura para el sida, mientras haya solución para la disfunción eréctil. Poco importa lo que ocurra con el planeta Tierra, mientras las religiones prometan que existe el Paraíso. Poco importa porque los efectos anestésicos producidos por la Bebida de la Felicidad anulan el asomo de un puchero. ¿Todavía no la has probado?

86-La_felicidad_no_se_compra_pero_tampoco_es_gratis-Lucano_Divina-Detalle.jpg

Este escrito tiene como propósito correr la cortina sobre el secreto que ha sido repartido entre pocas manos poderosas. Pretendo contarte la preparación del orgásmico refresco, para que, de una vez por todas, botes a la basura los libros de cursilerías autoayuda. Por fin sonreirás en los funerales. Por fin beberás de la fuente de la eterna felicidad. Solo debes empezar por reunir los siguientes ingredientes:

- 1 pizca de expectativas. La mejor manera para no decepcionarse es no esperar nada de nadie; incluyendo al repartidor de pizzas. Si después de treinta minutos no llega con tu napolitana doble queso doble salsa, no debe alterarse tu estado de ánimo si no estás esperando que te la regale a nombre de la pizzería. Si efectivamente te la obsequian, celebra engordándote gratis; pero si las políticas de la empresa cambiaron justo cuando tú reclamaste, sonríe. Si tu jefe continúa incumpliendo su promesa de aumentarte el sueldo, sonríe. Si una hamburguesa se ve más apetitosa en las fotos publicitarias que en tus manos, sonríe. Si tu cita se parece muy poco a la atractiva curvilínea que te coqueteó en Facebook, sonríe. ¡Sonríe, cualquier migaja es ganancia!

- 1.000 kilogramos de ignorancia. La verdad no solo duele, sino que también te amarga. En cambio, la ignorancia no solo es una dicha, sino que también te protege. Ser un privilegiado inculto te hará creer que el amor es más fuerte, que guardar dinero en un banco es sinónimo de ahorrar, que hay prensa independiente, que Cristóbal Colón quiso probar que la Tierra es redonda, que eres inocente hasta que se pruebe lo contrario, que tu voto cuenta, que tu llamada es muy importante para nosotros y que Dios no tiene nada mejor que hacer que observarnos todo el tiempo. Creerás en lo increíble para que la verdad no lastime tu susceptibilidad.

- 1 visa celestial. Dicen que la esperanza es lo último que se pierde, especialmente la esperanza de ser feliz. La vida está tan llena de Machos que pierden la cabeza por un escote y de Hembras que le roban el novio a su mejor amiga, que parece imposible alcanzar el estado de perpetua paz interior. Sin embargo, cuando Dios nos pone a prueba con un camino atiborrado de espinas es porque al final nos recompensará con el más allá. Al menos así lo prometen las religiones: un sufrimiento pasajero, a cambio de la felicidad eterna. No sobra aclarar que el ingreso al Paraíso depende de la aprobación de la visa celestial, gestionada exclusivamente por los representantes de Dios en la Tierra sin garantía de éxito y sin tener la certeza que el Paraíso existe.

La felicidad la tienes al alcance de la consecución del anterior trío de ingredientes. La pizca de expectativas logrará que te emociones por tonterías, los mil litros de ignorancia te escudarán del daño que causa dudar de lo que piensa la mayoría y la visa celestial será tu colchón de seguridad para continuar buscando en la otra vida lo que no hayas obtenido en esta. Sin embargo, solo cuando los mezcles tendrás como resultado un líquido espeso, amarillo, azucarado, empalagoso y enceguecedor: la costosa Bebida de la Felicidad. Tan solo un sorbo bastará para apagar tu cerebro y dejarte llevar por tu ingenuidad. Aunque, si me preguntaras a mí, yo más bien te recomendaría para sonreír, el remedio preferido para curar el corazón roto de una Hembra humana: un litro de helado.

Hasta una próxima verdad humanamente irracional, Amigos de lo Salvaje.

Lucano_Divina-Sello_Oficial.jpg

Comandante Macondo de la Revolución Animal

Selvas de Suramérica, noviembre 08 de 2013


* Si te apetece un delicatesen de estupideces humanas, la recomendación del chef es que leas su libro ‘El Príncipe Azul abre puertas, el Bufón abre piernas’, el cual encuentras en iBooks, Amazon, Google Play y Kobo (English version available).

** Para que estés siempre al día con las noticias de la Revolución Animal, inscribe tu correo acá: ¡Únete!

« Anterior verdad irracional

NUEVA YORK: LA CAPITAL DEL INMUNDO MUNDO

Siguiente verdad irracional »

YO NO SOY RACISTA, PERO SÍ

Compartir esta verdad es querer esta selva


| | | |

ARCHIVADO EN

RELIGIÓN MIEDOS FELICIDAD CLICHÉS 

Si te gustó la anterior verdad irracional, lee estas otras

110-Las_cincuenta_tontas_de_Grey-Lucano_Divina-Listado.jpg

LAS CINCUENTA TONTAS DE GREY

107-Que_tan_brutas_son_las_reinas_de_belleza-Lucano_Divina-Listado.jpg

¿QUÉ TAN TONTAS SON LAS REINAS DE BELLEZA?

105-Tu_eres_lo_que_tragas-Lucano_Divina-Listado.jpg

TÚ ERES LO QUE TRAGAS ENTERO

101-Por_que_te_caen_mal_las_personas_buenas-Lucano_Divina-Listado.jpg

¿POR QUÉ TE CAEN MAL LAS PERSONAS BUENAS?

100-Que_debes_decir_cuando_hables_contigo_mismo-Lucano_Divina-Listado.jpg

QUÉ DEBES DECIR CUANDO HABLAS CONTIGO MISMO

93-Una_borrachera_aumenta_tu_talento_para_hablar_en_otros_idiomas-Lucano_Divina-Listado.jpg

UNA BORRACHERA AUMENTA TU TALENTO PARA HABLAR EN OTRAS LENGUAS